PET 1- McNeill 0

The neuropathological findings during a brain autopsy of a retired National Football League player confirmed the "fingerprint" signature of Chronic Traumatic Encephalopathy uncovered by a previous in vivo [F-18] FDDNP-PET scan

El fútbol americano es, sin ningún género de dudas, uno de los deportes más populares e importantes de Estados Unidos pero, desde hace algunos años, se encuentra vigilado con lupa. ¿El motivo? Los numerosos casos de exjugadores que fallecen tras sufrir enfermedades neurodegenerativas hizo saltar las alarmas hace algunos años. Un reciente estudio indica que se está en el camino de encontrar qué ocurre realmente.

Los primeros estudios al respecto comenzaron a confirmar que, lo que parecía ser una mera sospecha, se trataba de una realidad hasta la fecha desconocida: los problemas mentales que sufrían muchos exjugadores podrían estar relacionados con los numerosos golpes que se reciben en un deporte de tanto contacto como es el fútbol americano. Según se avanzó en la investigación, se llegó a una conclusión: la enfermedad más común en todos los casos era la Encefalopatía Traumática Crónica.

Se trata de la Encefalopatía Traumática Crónica (CTE), un grave problema degenerativo relacionado directamente con los impactos recibidos en la cabeza. Comenzaron las investigaciones y los científicos descubrieron algo realmente macabro: un reciente estudio de la Universidad de Boston confirmaba que 110 cerebros de los 111 que investigaron después de ser donados por los familiares de exjugadores de la NFL mostraban señales de esta grave enfermedad.

Hasta la fecha, la temida CTE sólo podía ser descubierta mediante autopsia, una situación que provocaba que sí se supiera que los golpes afectaban al cerebro del jugador, pero se desconocía hasta qué punto, al no poder cuantificarse en tiempo real qué es lo que pasaba. Hasta hoy: un estudio publicado en la revista 'Neurosurgery' confirma que se encontraron por primera vez evidencias de esta enfermedad en un jugador que estaba vivo en el momento del comenzar el estudio.

Según confirman varios medios norteamericanos, el 'paciente cero' sería Fred McNeill, el 'linebacker' de los Minnesota VIkings de 1974 a 1985. Jugador importante de la época, llegó a disputar dos Super Bowl y, tras acabar su carrera, decidió comenzar a estudiar derecho, licenciándose en 1987. Sin embargo, algo menos de una década después, empezó a notar serios problemas: pérdida de recuerdos, dificultad para memorizar y dificultades en su carácter empezaron a afectarle seriamente.
Fue entonces cuando se decidió llevar a cabo una novedosa técnica que permitiera echar luz al caso: se le realizó una tomografía por emisión de positrones (PET), en busca de un patrón concreto. McNeill fallecería en 2015 por estos problemas neurodegenerativos (52 meses tras el PET), que desembocarían en demencia y esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Algunos años después, la investigación que se le realizó en vida empieza a ofrecer resultados para esclarecer qué ocurre en los cerebros de los deportistas.
Leído en: "Enfermedades mentales en la NFL: hallan el primer caso de CTE en un cerebro vivo"

Comentarios